La Guerra de las Corrientes: Nikola Tesla vs. Thomas Edison

Nikola Tesla vs. Thomas Edison

A finales del siglo XIX, el mundo fue testigo de una de las rivalidades más emblemáticas en la historia de la ciencia y la tecnología: la "Guerra de las Corrientes". Este enfrentamiento tuvo como protagonistas a dos gigantes de la innovación, Nikola Tesla y Thomas Edison, quienes defendían fervientemente diferentes sistemas de distribución eléctrica: la corriente alterna (CA) y la corriente continua (CC), respectivamente.

Contexto Histórico

En la década de 1880, la electrificación de las ciudades estaba en pleno auge. Thomas Edison, ya un inventor célebre por su trabajo con la bombilla incandescente y el fonógrafo, abogaba por la corriente continua como el método más seguro y eficiente para distribuir electricidad. Edison fundó la Edison Electric Light Company y comenzó a implementar sistemas de CC en varias ciudades de Estados Unidos.

Por otro lado, Nikola Tesla, un ingeniero serbio-estadounidense, trabajaba en un sistema alternativo basado en la corriente alterna. Tesla había emigrado a Estados Unidos en 1884 y, después de un breve y conflictivo período de trabajo con Edison, se unió a George Westinghouse, un prominente industrial que reconoció el potencial de la CA.

Las Diferencias Técnicas

La corriente continua (CC) fluye en una sola dirección, lo que la hace adecuada para dispositivos como las baterías y los motores de corriente continua. Sin embargo, tiene limitaciones significativas en términos de transmisión a largas distancias, ya que la pérdida de energía es considerable.

La corriente alterna (CA), por otro lado, cambia de dirección periódicamente. Esta característica permite el uso de transformadores para aumentar o disminuir el voltaje, facilitando la transmisión eficiente de electricidad a largas distancias con menores pérdidas de energía. Esta ventaja hizo que la CA fuera ideal para la distribución masiva de electricidad.

La Contienda

Thomas Edison no estaba dispuesto a ceder ante el sistema de Tesla y Westinghouse. Emprendió una campaña agresiva para desacreditar la corriente alterna, resaltando sus peligros. En una serie de demostraciones públicas, Edison electrocutó animales para mostrar los riesgos de la CA, una táctica que muchos consideraron sensacionalista y poco ética.

A pesar de estos esfuerzos, la eficiencia y la practicidad de la corriente alterna comenzaron a prevalecer. La Exposición Universal de Chicago en 1893, iluminada por Westinghouse utilizando el sistema de CA de Tesla, marcó un punto de inflexión. La capacidad de la CA para alimentar grandes eventos y su superioridad en la transmisión a larga distancia demostraron su viabilidad.

La Victoria de la Corriente Alterna

El golpe definitivo a favor de la CA vino con la construcción de la planta hidroeléctrica en las Cataratas del Niágara en 1896, que utilizaba la tecnología de Tesla. Este proyecto monumental suministró electricidad a la ciudad de Buffalo, Nueva York, a más de 40 kilómetros de distancia, algo imposible de lograr con la corriente continua.

Legado

Aunque la "Guerra de las Corrientes" terminó con la victoria de la corriente alterna, ambos inventores dejaron un legado indeleble en la historia de la tecnología. Thomas Edison continuó siendo una figura influyente con numerosos inventos y contribuciones, mientras que Nikola Tesla, aunque menos reconocido en su época, es hoy celebrado como un visionario cuyos inventos y teorías sentaron las bases para muchas tecnologías modernas.

La Guerra de las Corrientes no solo fue una batalla técnica, sino también un enfrentamiento de ideas y visiones sobre el futuro de la electrificación. Refleja cómo la competencia puede impulsar la innovación y el progreso, dejando un impacto duradero en el mundo.

 En Bascotel.cl valoreamos los avances hechos por estas dos eminencias, y entendemos que en el mundo de hoy, ambas tienen su espacio, mientras la corriente continua nos permite el mundo "mobile" en que nos movemos todo el tiempo, la corriente alterna nos da poder para alimentar nuestros hogares modernos.

Regresar al blog